Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



La ciencia como fe. A vueltas con el multiverso.

el multiverso

"Al ateo le vale cualquier explicación que venga con la etiqueta científica. Recomiendo que echéis un vistazo, acompañados de amigos ateos, a varios de los programas que en las últimas temporadas Punset dedicó en su programa "Redes" a la Teoría de Cuerdas. Gracias a la física cuántica oímos esta afirmación fascinante que tantos ateos defienden: 'está demostrado' (dicen ellos) que existen diez o doce dimensiones y no solo las cuatro que percibimos. Esta afirmación no deja de ser curiosa porque en ella el ateo afirma creer en algo que, en ningún caso podría ver ni sentir... Simplificándolo todo mucho, lo que se afirma es que cada una de las posibilidades ante un acontecimiento físico, no solo son posibles, sino que en realidad ocurren. El motivo de que solo veamos una de las consecuencias ante una acción física es que nosotros nos encontramos en el universo en el que esa acción ocurre. Esto tan enrevesado nos otorga a nosotros como individuos nada más y nada menos que la capacidad de crear universos paralelos completos con el mero hecho de lanzar una moneda al aire (creando un universo en el que sale cara y otro en el que sale cruz con un futuro y un desarrollo totalmente distintos entre sí). En caso de ser cierta, esto significaría la existencia de universos infinitos (Multiverso), e incluso la existencia de universos en los que las leyes de la física se comportasen de modo distinto al nuestro, universos con solo dos dimensiones, universos en los que las densidades, la gravedad, el tiempo fuesen diferentes.

Si hacéis el experimento que os he dicho, al final del programa el ateo creerá en la posibilidad de universos paralelos y, no solo eso, sino en su capacidad personal de crearlos por sí mismo. Es decir, creerá en la magia porque la ciencia le ha dicho que la magia cabe dentro de un modelo matemático. Obviamente él no es capaz de entender por qué ocurre esto, pero en realidad le da igual, asume que otros sí lo entienden y él tiene fe en éstos (Doctores tiene la Iglesia :-)). Solo dejará de creer en ello si otro científico o grupo de científicos convencen a la mayoría de científicos de que eso es solo magia y de que las ecuaciones que llevaron a plantearse esa teoría estaban erradas en su quincuagesimotercer paso. En ese momento volverá a cambiar de opinión respecto a la existencia del Multiverso porque sus profetas, sus sacerdotes y sus 'teólogos' le han dicho que los planteamientos iniciales no eran correctos. Sería parecido a lo que sintió un católico cualquiera cuando la Iglesia le dijo que no era necesario hablarle a Dios en Latín, que Él también entendía el Gallego.

(Respecto) al Universo, hay una cosa curiosísima en la composición del mismo. Resulta que sabemos que está compuesto en aproximadamente un 4% , de la materia convencional o conocida. O lo que es lo mismo, no tenemos ni idea de qué está compuesto el 96% de la materia que nos rodea. Para poder hablar de esta anomalía se ha bautizado a este 96% como materia y energía oscura. La materia y energía oscura es, simplificándolo mucho, algo que tiene que estar pero no estamos seguros ni podemos demostrar que esté. Sin embargo, ante estas y otras lagunas que tiene la ciencia en general y la física en particular, el ateo con fe en la ciencia y los científicos responde 'el que no lo hayan explicado a día de hoy no implica que no lo vayan a hacer en el futuro'. De esta forma el ateo demuestra que su fe en la ciencia es tan ciega que no está dispuesto a creer ni tan siquiera a plantearse nada alternativo hasta que la ciencia le diga qué creer. Es más, cree fervientemente en que la ciencia va a explicar y dar solución a algo que nunca jamás ha solucionado de la misma forma en la que yo creo que rezando a San Romualdo me va a tocar la Bono Loto. 

Después de esto, creo que una filosofía basada en la ciencia que, en la práctica general, se basa en la confianza en las personas por encima de la comprensión de lo que dicen; una filosofía que permite plantearse creer en la magia, en mundos paralelos, en infinitos individuos idénticos a mí repartidos por el Multiverso fruto de todas las decisiones que he podido tomar; una filosofía que cree firmemente que se van a explicar todas las dudas existentes tarde o temprano porque el camino propio es El Camino; una filosofía que permite unir esos tres elementos es una filosofía que se puede decir que se vive desde la fe.
  
Antes de terminar me gustaría aclarar un pequeño error que todos cometemos y que yo he introducido adrede en esta entrada. Se utiliza muy a menudo la palabra 'ciencia' incorrectamente refiriéndose a las ciencias exactas y como contraposición a la religión. Decir que la religión es una ciencia me parecería un exceso, pero desde luego que la teología lo es, del mismo modo que lo es la filosofía o la historia. Porque una ciencia no implica que el conocimiento que se obtenga a través de ella sea infalible. Un profesor nos dijo durante la carrera que una ciencia es un conjunto ordenado de conocimientos. La RAE define 'ciencia' como  'conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales'.

Y por último, quiero aclarar que todo lo dicho no pretende ofender a nadie. No he negado la validez de la ciencia, simplemente he analizado la forma que el común de los mortales tiene de vivirla e interpretarla. De hecho yo creo en la ciencia y creo firmemente que ciencia y religión son perfectamente compatibles y en ningún momento he pretendido negar el Big Bang o cosas similares, simplemente hacer ver a aquellos que presumen de independientes, racionales e inquietos frente a los cegados por la fe, supersticiosos, irracionales y dóciles fieles de una religión X, en realidad no son muy diferente a ellos, simplemente han elegido 'su religión'. Respetad a los que han elegido otra y no os creáis superiores ni moral ni intelectualmente a ellos, porque ni ellos ni vosotros lo sois". 


 Extractos de un artículo firmado por "Barrena" (lamento no poder dar más datos, no conozco de él más que su excelente prosa) en su blog
Lástima que haya decidido no actualizar a menudo porque es un sitio realmente interesante, con agudísimas y certeras disertaciones filosóficas, un irreductible bastión del verdadero criterio independiente.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba