Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



El cientifismo, caricatura de la Ciencia

cientifismo

"El cientifismo quiere decir alarde excesivo de una ciencia que, por lo menos en esa pretendida proporción, no se posee. Y como la exageración de la realidad es la caricatura, podría decirse que el cientifismo es la caricatura de la ciencia. 

"El cientifismo, del que no hace mucho dijo cosas de inapelable exactitud Ortega y Gasset, no corresponde, en contra de lo que alguien ha dicho, a ninguna de las variedades que describió Cajal entre las «enfermedades de la voluntad» que pueden atacar y destruir al hombre de ciencia. En su tiempo, el cientifismo era poco conocido aún... El cientifismo es, repito, la exhibición y la valoración indebidas de un conjunto de datos que parecen ciencia y que, a veces, lo son en realidad. No se trata, entiéndase bien, de inventores de cosas que no saben. El cientifista sabe muchas cosas; el ser cientifista a la perfección no es empresa banal. El quid está en que el cientifista da una categoría dogmática, excesiva y sin crítica, a todo su vasto saber, abusando de su posición y de su crédito, para hacer comulgar a sus discípulos y oyentes con ruedas de molino".


Gregorio Marañón
Médico endocrino, científico, historiador y escritor español
Catedrático de Endocrinología en el Hospital Central de Madrid
Fue académico de las ocho Reales Academias de España (de la Lengua, de la Historia, de las Bellas Artes, Nacional de Medicina y de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba