Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



El murciélago de Thomas Nagel

murcielago

"¿Qué significa ser Dios? No se puede responder a esta pregunta imaginando que Dios es como un humano amplificado al infinito, del mismo modo que no se puede saber qué significa ser un murciélago imaginando que tenemos brazos con membranas, una visión deficiente, que percibimos los objetos gracias a un sonar, que revoloteamos de noche cazando insectos y que nos colgamos boca abajo en un ático durante el día...*

Nos enfrentamos con el mismo obstáculo insalvable en ambos caso. Por lo que respecta al murciélago, no tenemos acceso a la experiencia interna de un ser con una forma de percepción tan radicalmente diferente a la nuestra, así que lo más que podemos hacer es ponernos un traje de murciélago. De modo análogo, no podemos saber cómo percibe y actúa Dios imaginando que nosotros tuviésemos el poder de hacer cualquier cosa. Eso, en el fondo, no sería más que imaginarse una versión infinitamente amplificada de nosotros mismos. Pero la cruda realidad es que nosotros no somos seres puramente espirituales, omniscientes, omnipresentes... como tampoco somos murciélagos...

Como (Dawkins) dice repetidamente en "El espejismo de Dios", las cosas que son suficientemente complejas como para tener inteligencia, deben ser el resultado de la evolución. Por tanto, sostiene Dawkins, si hay una inteligencia sobrehumana, también debe haber sido el resultado de un proceso evolutivo (???), y si otra inteligencia sobrehumana ha sido la causa de ese proceso evolutivo, entonces esa superinteligencia debe haber sido el resultado de un proceso evolutivo, y así ad infinitum, ad absurdum. De modo que, para Dawkins, la noción de Dios nos enfrenta a un problema insoluble de regresión al infinito. Así que, aunque no podamos negar su existencia, al menos hemos de admitir que 'de hecho, es muy, pero que muy improbable'.

Al contrario. Este argumento, que para Dawkins es tumbativo, es totalmente falaz... Al igual que imaginar lo que hace un murciélago no nos permite SABER qué significa ser murciélago, imaginar que la inteligencia de Dios es como una versión muy potente de nuestra propia inteligencia no nos permite saber qué significa realmente ser un Ser omnisciente y puramente espiritual. Esta confusión lleva a Dawkins a suponer que toda inteligencia debe ser exactamente del mismo modo que la suya.

¿Qué tiene esto que ver con la 'improbabilidad' de Dios? Es claro que Dawkins se imagina a Dios como una criatura parecida a él, con una inteligencia puramente material y con un origen puramente evolutivo. Dado que considera que sus propias capacidades intelectuales son el resultado de procesos evolutivos materiales, de ahí se sigue que todos los posibles seres inteligentes (incluido Dios) deben ser el resultado de procesos evolutivos materiales. Y como, para Dawkins, la evolución es siempre una cuestión de mutaciones aleatorias, considera la existencia de inteligencia, incluso de una inteligencia divina, en términos de probabilidad o improbabilidad...

(Por cierto, para estar tan seguro de que sus capacidades intelectuales son sólo el resultado de procesos evolutivos materiales y arbitrarios, ejerce una confianza ciega -una fe ciega- en que los dictámenes de esas capacidades intelectuales fortuitas son infalibles).


Nosotros tampoco nos extrañamos ;-) 

Scott Hahn y Benjamin Wiker
Catedrático de Teología y Profesor de Ética, rsepectivamente.
Autores de "Dawkins en observación. Una crítica al nuevo ateísmo", 2008


***

*La analogía del murciélago partió del célebre filósofo Thomas Nagel, de quien también ofrecemos a continuación otras líneas de su crítica a "El espejismo de Dios", en las que hace alusión al tema tratado en este post. Creo que vale la pena leerlas.


"Pero Dios, sea lo que fuere, no es un complejo habitante del mundo natural (como Dawkins lo define). Explicar su existencia como una concatenación aleatoria de átomos (por medio de la evolución), no es una posibilidad para la que haya que buscar una alternativa, porque eso no es lo que la gente entiende por "Dios" (esto es, dicho sea de paso, sólo lo que Dawkins y sus seguidores entienden por "Dios" :-)) La hipótesis sobre Dios sólo tiene sentido si ofrece una explicación distinta a las explicaciones propias de la ciencia física: el propósito o intención de una mente capaz de crear y dar forma a todo el mundo físico..."
 
 ... Y que, por tanto, está fuera de Él, y no dentro, formando parte de un mecanismo como el de la evolución que Él mismo puso en marcha. Es tan sencillo como entender que Beethoven no formaba parte (que era un ente distinto y aparte) del piano que le ayudaba a crear su música...

Thomas Nagel, por cierto, es ateo. 
 (Notas en gris añadidas) 



Ver también:



Más críticas de Nagel a Richard Dawkins AQUÍ 

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba