Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



Física cuántica: la nueva concepción de la realidad y el fin del reduccionismo (I)

dios y la ciencia

"La ruptura que provoca la nueva física en nuestras concepciones es muy grande, y no cabe entenderla sin más como un cambio de paradigma... Pues esta física alude al hecho siguiente: la realidad, sea lo que sea que entendamos como tal, ya no se deja interpretar de una manera 'óntica' a la manera tradicional. La pregunta '¿Qué es, qué existe?' pierde su sentido. La realidad ya no lo es en el sentido originario, como algo que está hecho a base de cosas (lat. 'res' = 'cosa'). La realidad ya sólo se manifiesta como potencialidad, como algo que aún no ha eclosionado, un hasta cierto punto indecidido 'tanto esto como aquello', un algo que es sólo una suerte de 'posibilidad de poder llegar a' para la realidad que nosotros conocemos, y que puede materializarse en formas de aparición objetuales y supeditadas a la lógica del 'o esto o aquello'.

El camino hacia las nuevas concepciones fue, por lo tanto, extremadamente arduo y doloroso. Planck y Einstein, los descubridores de la nueva física, de la mecánica cuántica, no estuvieron dispuestos a recorrer este camino de una forma consecuente hasta el final. A pesar de que reconocieron la inevitabilidad de las conclusiones finales, confiaron hasta el último momento en poder encontrar una vía de escape convencional. Fue tarea de los más jóvenes de entre los físicos de entonces -Werner Heisenberg, Paul Dirac, Wolfgang Pauli, entre otros- hacer que el  nuevo descubrimiento adoptase una forma consistente y, hasta cierto punto, convincente. Pero, si observamos con atención, sólo unos pocos tomaron la interpretación de la mecánica cuántica que ellos crearon como punto de partida de una revisión de su concepción de la realidad. Y esto ocurre no como un acto consciente de renuncia, sino más bien como una represión inconsciente de lo inconcebible, 'pues no puede ser lo que no debe ser'.

La mecánica cuántica hizo que se tambaleasen realmente los fundamentos de la física... Se vio que tanto la luz como la materia poseen una naturaleza doble, son a la vez partículas y ondas, algo inaceptable desde el punto de vista de la física clásica. La luz, como onda electromagnética, por una parte, y el electrón, como partícula elemental según la concepción original, por otra, son por lo tanto entes ambiguos realmente extraños... Si habíamos supuesto que la luz es una onda y el electrón una partícula, resulta que ambos pueden aparecer tanto como partícula y como onda... Las dos descripciones en pugna, 'partícula vs. onda', son incompatibles con el marco de la física clásica: la una posee una acotación espacial, la otra se extiende por todo el espacio. De manera que hay algo en el trasfondo que no es ni partícula ni onda, sino las dos cosas simultáneamente, algo que no podemos construir, y que tampoco cabe que visualicemos a base de hábilmente 'pensar juntas' ambas formas de aparición. Tal ambigüedad se sitúa allende de nuestra capacidad imaginativa.

***

Todo está relacionado con todo de una forma global e íntima, y esto se basa en el hecho de que todo está 'junto', y que la relación de todo con todo no es la de interacción recíproca... En la esfera de lo viviente, aparece con gran claridad que el Todo es, en un sentido muy complejo, más que la suma de sus partes.


Hans-Peter Dürr
Físico alemán
Doctor en Física, Filosofía y Ciencias Humanas
Profesor de la Universidad de Múnich 
Fue alumno y colaborador de Werner Heisenberg y director del Instituto de Física Max Planck de Múnich

Extractos de su libro "Ciencia y Religión" (2009). Págs. 20-24



*Reduccionismo: actitud filosófica, muy extendida en el mundo de la ciencia y, sobre todo, del cientifismo ateo, según la cual la reducción es suficiente para resolver diversos problemas de conocimiento, por considerar que la totalidad de un objeto sólo es la suma de sus partes. Bastaría, por tanto, diseccionar el "objeto" hasta reducirlo a su mínima expresión para deducir de este modo su realidad completa.



Consultar la 2ª parte de este artículo aquí.



Sobre los límites del mecanicismo, AQUÍ.

Reflexiones del físico Fernández-Rañada sobre los múltiples formas de aprehender la realidad, AQUÍ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba