Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



El "ateísmo" de Alfred Russel Wallace

Alfred Russel Wallace


"Puedo ver cosas admirables en todas las religiones... Pero, sobre si hay Dios y cuál es su carácter; sobre si tenemos un alma inmortal o no, o sobre nuestro estado después de la muerte, no puedo tener miedo a sufrir (un supuesto castigo de ultratumba) por estudiar la naturaleza y buscar la verdad"

Alfred Russel Wallace
Naturalista inglés
Postuló, junto a Darwin, la Teoría de la Evolución
(1823 - 1913)




 "La firma de todas las cosas" (Editorial Suma de Letras, 2013), es el último y esperado libro de Elizabeth Gilbert. Su celebérrimo "Come, reza, ama" me resultó estimulante, en su momento, y prometedor, a pesar del molesto tufillo "Nueva Era" que desprendía en según qué pasajes. Esto y su más que correcto estilo literario fueron razones suficientes para que una lectora compulsiva, sin escrúpulos ni luces, como una servidora, :-) mordiera el anzuelo que la poderosa maquinaria del marketing editorial agitó malévolamente ante su nariz. 
   
"La firma de todas las cosas" nos traslada al siglo XIX, un periodo fascinante, burbujeante de ideas rompedoras que desafiaban todas las ortodoxias. Un tiempo en el que la Revolución Industrial estaba en pleno auge y las viejas estructuras se empezaban a resquebrajar con un crujido liberador, dejando grietas en el tejido de la Historia por donde empezó a entrar una bienhechora ráfaga de aire fresco. El mundo se reinventaba a sí mismo. En este nuevo siglo de las luces, Alma Whittaker, una mujer botánica, fuerte y tenaz, dedica la mayor parte de su vida al estudio de los musgos... Sus aventuras y desventuras arrastran al lector de un lado a otro del globo, recalando a veces en bellos paisajes exóticos que Gilbert describe con indudable maestría. 

Se nos presenta a la señora Whittaker como un ejemplo arquetípico del pensamiento racionalista/cientifista... Casi un cliché. Y se nos promete, al menos en la sinopsis de la contraportada, que toda la obra será una apasionante revisión de estos dos modos antagónicos de entender el mundo, el fisicalista y el idealista, proponiéndonos algo así como la creación de un puente que, aunque algo quebradizo, con un poco de empeño y buena voluntad, podría extenderse entre ambos. En principio, se supone que la intención última de esta obra es la invitación a ese encuentro entre ambas posturas.

Pero, en mi humilde opinión, Gilbert yerra el tiro. Al libro le sobran páginas, le faltan diálogos, le sobran escenas de sexo explícito (esto, lo sabemos por los últimos éxitos editoriales, tiene su público y tanto los escritores como los editores lo tienen muy en cuenta), pero, sobre todo, le sobran musgos, semillas, descripciones, repeticiones, nomenclaturas en latín y datos científicos sobre botánica que a la mayoría de la gente le traen al pairo, por muy atractivo que el tema les resulte a los profesionales de esta disciplina. Sea como fuere, es fácil suponer y valorar el ímprobo esfuerzo que habrá supuesto para la autora recabar toda esa ingente información. Valorado queda.

En un punto de la narración, Gilbert renuncia un instante a su proverbial elegancia para hacer proferir a la protagonista la blasfemia más barroca, sucia e innecesaria que he oído jamás, y he oído muchas (esto encantará a los ateos y disgustará a los creyentes). Mientras, en otros puntos, nos insinúa la existencia de un mundo inasible de "espíritus desencarnados" en términos bastante confusos (esto encantará a los creyentes y disgustará a los ateos). En resumen, el libro no pasa de ser uno de esos productos comerciales concebidos para contentar a unos y otros, pero que, a la postre, sólo consigue incomodar a todos. Son los gajes del oficio y de intentar ser ecuánime a toda costa.

A mí me ha aburrido soberanamente, pero, para gustos, los colores. No permitan que mi opinión les condicione y léanlo.

De todos modos, si tuviera que salvar algo, aparte del indiscutible talento literario de la autora, sería su noble esfuerzo por rescatar del olvido la figura de Alfred Russel Wallace:

Hacia el final de su larga vida, Alma Whittaker se encuentra con este hoy casi desconocido naturalista británico que descubrió la teoría de la Evolución al mismo tiempo que Darwin (de hecho, fue llamada en sus inicios la Teoría de Darwin-Wallace), a quien unía una sincera amistad, hasta tal punto que fue él quien animó al primero a hacer pública su innovadora tesis sobre la evolución. Darwin y Wallace eran buenos amigos, pero, en mi opinión, desde una perspectiva puramente humana, Wallace era un hombre mucho más complejo e interesante que el autor de "El origen de las especies"

Biólogo, geógrafo, antropólogo, botánico, político... Russel Wallace, que al contrario que Darwin, procedía de un hogar humilde, era lo que hoy llamaríamos un "antisistema". Un auténtico revolucionario, iconoclasta, pacifista, activista incansable por los derechos de los obreros y de las mujeres, antimilitarista, creyente a su manera, pero intransigente con los abusos de los poderes eclesiásticos, pionero del movimiento ecologista... Su fervor le llevó a defender a ultranza tanto las causas más justas y razonables como las más rocambolescas, pero siempre impulsado por el mismo anhelo: la búsqueda infatigable del conocimiento y la verdad. 

Era brillante, carismático, audaz y bondadoso, y, por si todo esto fuera poco, además, dicen, era un perfecto caballero inglés :-) Un hombre, en fin, extraordinario, totalmente anulado para la Historia por el peso de la sombra de Charles Darwin.

Y, sin embargo, era Darwin -de carácter más apocado o "sosito", como diríamos aquí  :-))- quien se sentía en cierto modo "anulado" por Wallace. Valga como ejemplo esta anécdota: Wallace y Darwin mantuvieron una fértil relación epistolar durante muchos años. En cierta ocasión, Wallace escribió a su insigne amigo planteándole sus dudas y reflexiones acerca del enorme abismo que existe entre el ser humano y los animales (un abismo evidente que los cientifistas actuales procuran reducir a toda costa, a pesar de la contradicción que implica mantener esa actitud negativista). Darwin, que no había contemplado este "pero", estuvo de acuerdo, admitió que se sintió muy desasosegado debido a este asunto y contestó: 


"Espero que usted no haya asesinado completamente su criatura y la mía"



No me resisto a añdir aquí un inciso:


(Darwin era un acomodado burgués, clasista, misógino y abiertamente racista, convencido, -desde mucho antes de postular su teoría de la evolución- de que hay seres humanos "superiores" e "inferiores". Darwin consideraba a los "negros aborígenes" prácticamente en el mismo nivel que los chimpancés o los gorilas, véase su obra "El origen del hombre". Es curioso cómo los neodarwinistas escriben largos prólogos a este libro, preparando hábilmente a los lectores para que no se zambullan en su lectura con una libre y virgen disposición, porque, de hacerlo así, saben bien que el libro les repugnaría. Los ateos justifican estas ideas políticamente incorrectas de Darwin recordándonos que vivió en la Inglaterra victoriana, instándonos a ser "indulgentes" y comprensivos con él, pues, afirman, todos somos hijos del contexto histórico en que nos ha tocado vivir. Estamos de acuerdo, pero recordamos que los actos e ideas de muchos teístas de otros tiempos también pudieron estar -de hecho fue así- contaminados por el espíritu beligerante de su época y, sin embargo, para los creyentes de siglos pasados, nuestros ateos no dejan ni las migajas de las toneladas de indulgencia y comprensión que reservan para Darwin.

Wallace vivió en la misma época que Darwin, y, aun así, a pesar de compartir las mismas coordenadas de tiempo y espacio con él, era, como apuntamos más arriba, un activo defensor de la igualdad entre los seres humanos, del sufragio femenino y del fin de la explotación del hombre por el hombre. Un socialista, según sus propias palabras.

Y fue, repetimos, co-descubridor de la teoría de la Evolución.

Ahora, pregúntese usted, amable lector :-), por qué, si ambos fueron merecedores del mismo honor, el Imperio Británico primero y el resto de la Europa colonialista después, se rindió sin condiciones a Darwin, entronándolo como a un dios intocable -dignidad que aún hoy mantiene, atrévase a hablar de Darwin en público en los términos en que yo estoy haciéndolo, y prepárese para ser acusado de cualquier burrada, desde "ignorante" a "fanático creacionista"-, mientras esa misma Europa ninguneaba y olvidaba a Wallace.

La consecuencia indirecta de este error intencionado fue la ascensión al poder en Alemania, apenas un siglo después, de un iluminado que se creyó a pie juntillas eso de que existen razas designadas por la evolución para esclavizar o exterminar a otras razas, sin consideraciones éticas que matizaran su delirio -daba igual, los "inferiores" son apenas chimpancés, lo ha dicho Darwin-, y decidió guiar a esa raza superior en su gloriosa hazaña, apelando a un supuesto derecho natural. Europa saldó su error decimonónico con la II Guerra Mundial, donde, por supuesto y como siempre, murieron millones de inocentes que ni siquiera sabían quién demonios era ese Darwin, racista, clasista, machista y burgués, que -involuntariamente, de acuerdo- un siglo antes había decretado su suerte).

Cierro el inciso y, sí, me he quedado muy a gusto :-).


Como veníamos diciendo, hacia el final de su vida, Alma Whittaker, la protagonista de "La firma de todas las cosas", que aceptó con entusiasmo la recién publicada teoría de la Evolución, invita a su casa al señor Wallace. Whittaker también se siente desasosegada, pues no comprende cómo la nueva teoría podría explicar el altruismo y la compasión que muchas personas sienten de forma natural hacia los débiles, los enfermos o indefensos. No entiende, explica, cómo una mujer puede, sin premeditación alguna, lanzarse a un río caudaloso para salvar al bebé de una vecina, o a un perro herido, arriesgando su propia vida, como ella misma vio hacer en alguna ocasión. Esto no lo explica la teoría de Darwin y su "lucha por la supervivencia de los más fuertes" y así se lo indica a Wallace, entablándose entre ambos un fecundo diálogo del que extraigo los siguientes párrafos. Comienza hablando Wallace:


"Creo que la evolución explica casi todo acerca de nosotros y, sin duda, creo que explica absolutamente todo sobre el resto del mundo natural. Pero no creo que la evolución por sí misma baste para explicar la excepcional conciencia humana. No existe ninguna necesidad evolutiva, ¿sabe?, para que tengamos esta aguda sensibilidad intelectual y emocional. No existe una necesidad práctica que justifique nuestros cerebros. No necesitamos una mente capaz de jugar al ajedrez, señora Whittaker. No necesitamos una mente capaz de inventar religiones o discutir sobre nuestros orígenes. No necesitamos una mente que nos haga llorar en la ópera. De hecho, no necesitamos la ópera..., ni la ciencia ni el arte. No necesitamos la ética, la moral, la dignidad ni la abnegación. No necesitamos cariño ni amor..., ciertamente no en la medida en que lo sentimos. En cualquier caso, nuestra sensibilidad puede ser un lastre, ya que nos lleva a sufrir una tremenda angustia. Así que no creo que el proceso de la selección natural nos diera estos cerebros..., aunque creo que sí nos dio estos cuerpos y casi todas nuestras facultades. ¿Sabe por qué creo que tenemos estos cerebros extraordinarios?... Le voy a decir por qué tenemos estas mentes y almas tan extraordinarias. Las tenemos porque hay una inteligencia suprema en el universo que desea comunicarse con nosotros. Esta inteligencia suprema desea ser conocida. Nos llama. Nos acerca a su misterio y nos concede estas mentes privilegiadas para que salgamos en su búsqueda. Quiere que la encontremos. Quiere que nos unamos a ella más que ninguna otra cosa..."

Invitamos al lector a consultar "La mente de Dios. La base científica para un mundo racional" del físico Paul Davies y "La teoría de Dios. Universos, campos de punto cero y qué hay detrás de todo esto" del astrofísico Bernard Haisch para un análisis más pormenorizado de esta hipótesis que adelantó Wallace. 

Unos párrafos más adelante, la señora Whittaker pregunta a su invitado qué pensaba su amigo Charles Darwin (a la sazón ya fallecido) cuando él le exponía estas ideas:


"- Oh, no le gustaba en absoluto, señora Whittaker. Se sentía consternado cada vez que yo lo mencionaba. Decía: '¡Maldita sea, Wallace...! ¡No puedo creer que traigas a Dios a esta conversación!'

-¿Y qué respondía usted?

-Intentaba explicarle que no había mencionado la palabra Dios. Era él quien usaba esa palabra. Yo sólo decía que existe una inteligencia suprema en el universo que aspira a unirse a nosotros. Creo en el mundo de los espíritus, señora Whittaker, pero jamás emplearía la palabra Dios en una discusión científica. Al fin y al cabo, yo soy ateo".




Acabo de darme cuenta de que yo también soy "atea". Nunca es tarde para rendirse a este tipo de íntimas revelaciones, ¿no es cierto? Sí, soy atea. 

Soy atea, del mismo modo que lo era Alfred Russel Wallace.
;-)


Vaya para él y en su memoria este humilde homenaje.




Para saber más:


Wallace Online (Inglés)

Wallace en Facebook (Inglés)

En National Geographic. "The man who wasn't Darwin" (El hombre que no era Darwin)


Apenas he podido encontrar nada en español, algo que, a estas alturas, no me sorprende en absoluto, pero pueden seguirle el rastro en este exhaustivo ensayo, del que sólo puedo dejar la reseña:

"Wallace: el explorador de la Evolución" de José Fonfria.

Otro ensayo, más breve, pero completo, en formato pdf.

"La extraordinaria vida de Alfred Russel Wallace"

En el artículo "Cien años sin Wallace. Los libros de Alfred Russel Wallace en España", el biólogo Xavier Belles critica el injusto olvido que se cierne sobre la obra del gran naturalista.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba