Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



Cinismo y ateísmo. La rigurosa impostura (II) Sergio Jiménez

ateismo capitalismo y publicidad


No es difícil desmontar la actitud superficial de un cínico. Como se ha apuntado más arriba, su actitud prepotente le hace sobresalir fácilmente en una sociedad repleta de artificios que impide a sus ciudadanos desarrollar su potencial al modo que pretendían los cínicos antiguos, pero esto no es obstáculo para ver que es una actitud de un reduccionismo ruin y con una más que evidente falta de profundidad. Basta con llevarlos a terrenos más comprometidos del conocimiento para comprobar cómo se despachan. Su respuesta en estos casos, suelen ser la descalificación directa. Es decir, ante la evidencia de la falta de profundidad de su postura, el cínico tiende a descalificar todo intento de revisión rigurosa de sus conocimientos (o a descalificar directamente a quien postula teorías distintas a las suyas, la falacia ad hominem es muy habitual en el discurso medio del colectivo neo ateo). 

Esta actitud está perfectamente legitimada por los medios y la sociedad en general, y es que pensadores, filósofos, investigadores, científicos y demás fauna epistemológica suele estar clasificada como gente “tarada que pierde el tiempo en tonterías”, o como hoy se les conoce, “frikis”. Con esta vulgar artimaña quedan eximidos de lo que en teoría ellos mismos exigen: rigor. 

Como acabo de mencionar, los medios juegan un papel determinante en la exaltación del cinismo. Si uno se detiene a observar la publicidad, ya sea en prensa, radio y no digamos en televisión, es fácil concluir que, bajo sus desenfadadas formas, se esconde la alabanza de los comportamientos más cínicos. En su afán por crear la necesidad artificial de un determinado producto, han decidido que todo vale, socavando sutilmente la estructura más íntima del individuo. Nos encontramos entonces con que, en una sociedad en que nadie vigila los valores, los creativos publicitarios obvian, incluso ridiculizan, cualquier tipo de escrúpulo moral, ya sea la honestidad, la solidaridad o la espiritualidad. Esta labor de vigilancia de los valores que, bien o mal, podía hacer antaño la religión, está mal vista, incluso a nivel personal, y es que, ¿qué tendrá que ver todo este asunto con la “tía buena” del anuncio que me vende asistencia mecánica para mi coche? Y digo yo, ¿qué relación guarda una mujer, ceñida y acicalada para la fiesta, con un taller mecánico? Todo es extraordinariamente sutil: un anuncio en donde el slogan es “No tenemos sueños baratos”, o “Te lo mereces”, es de un impacto psicológico directo. El anzuelo no puede ser más provocador, pero una reflexión más profunda no deja dudas de sus nauseabundas intenciones. Todo esto puede parecer puritano, pero incluso hacer parecer esta reflexión como un discurso puritano es objetivo de ese martilleo publicitario. 

La publicidad se alía con el individuo en sus deseos materiales normalmente con maneras revestidas de humor e ingenio, pero nada le importa lo que quede de él y su esencia después de haberle sometido a la insaciable tiranía del tener. Lo más nocivo de los medios, y que con más sutileza se instala en la mayoría de la población, es la indiferencia y esa tóxica sonrisa que solo necesita levantar uno de los dos extremos de los labios; cinismo puro. Cuando hablo de indiferencia me refiero a esa inconsciente creencia que infravalora el daño que todo esto genera en la esencia de la persona, es decir, esa respuesta del tipo “bueno, hombre, no seas exagerado”, “tampoco es para tanto”, “solo es humor”  y demás miserias cognitivas. Son estas respuestas las que tanto interesan precisamente al publicista, al vendedor, a la gran superficie, a la multinacional, al mercado financiero o al estatus quo consumista. Esto no son paranoias conspiranoicas, son estructuras que se van fijando en la filosofía vital de todos los individuos, renunciando, por inmersión en el materialismo, a cualquier alternativa personal que implique pensar por sí mismo. En cualquier caso, de esta conformación cultural habla perfectamente la antropología. Lo que a mí me interesa en último término es el modo en que esta frenética actividad mediática está generando en el individuo una incapacidad endémica para la reflexión sobre temas filosóficos de profundidad.   

El cínico de hoy no sabe que es cínico, pero, además de comportarse como tal, también desconoce el perjuicio que se autogenera y el que deja en la sociedad y su progreso. El perjuicio para él es claro; al limitar voluntariamente sus experiencias y entender su perspectiva como definitiva, deja de acceder a la principal fuente de todo conocimiento, que es la duda, eliminando así la posibilidad de crecer y enriquecerse. Por extensión y en relación a la sociedad, es una actitud que resulta servilista de un sistema, el consumista, que, claro está, se muestra encantando con este tipo de actitudes.

Así, el cínico, en su pretendido rol de “iluminado”, paradójicamente acaba siendo manipulado sutilmente en su discurso reduccionista, y afianzando el mismo sistema del que pretende ser juez; y es que el consumismo no entiende de espiritualidades. Más allá de su falsa seguridad epistemológica, el cínico es un títere guiado por los hilos de una sociedad esclava de la inmediatez, el placer y el artificio; valores impuestos como sustitutos de la rechazada espiritualidad. Es la espiritualidad un valor que no necesita de mayores explicaciones; es consustancial al hombre y su esencia. El cínico, por naturaleza, tiende a negarlo, produciendo un vacío que suele llenarse con grandes cantidades de lo que sea.


Hasta ahora no he relacionado el ateísmo con el cinismo, más allá de los apuntes del inicio. En cualquier caso, entiendo que con lo expuesto hasta ahora no resultará difícil hacerlo. Como decía al principio, las distintas posturas en el asunto de Dios son frutos de elecciones personales y que, en última instancia, nada tienen que ver con la certeza de una cosa o la contraria. Esto lo sabe cualquier persona que esté profundamente comprometida con el conocimiento y medianamente informada.
El cínico tiende a pensar, desde su superficialidad, que su postura es rigurosamente la correcta, confundiendo claramente rigor con seriedad. La idea de Dios que sostiene un cínico ateo es especialmente infantil. Una imagen antropomorfizada, absolutamente condicionada por su cultura y, en poquísimas ocasiones, meditada en profundidad. El cínico ateo se sirve de algunos datos manidos sobre la historia de las religiones y sus abusos, pero jamás sobre una búsqueda personal que aborde el concepto profundo y real de teísmo. Y es que resulta falsamente “progre” y está muy reconocido el discurso de denuncia sobre las mentiras que las religiones nos cuentan. Todo su discurso está condicionado por lo que esta o aquella religión cuenta sobre Dios, pero no sobre la última verdad de la existencia. Es una suerte de ateísmo contracultural de bajo espectro. Es decir, su postura tiene mucho más que ver con lo anti-religioso que con la búsqueda y constatación de “la verdad”.

Esta postura “anti” con mucha frecuencia olvida a Dios para centrarse en lo que otros hombres, como los cínicos, han hecho o dicen de aquel dios. Es, en definitiva, un discurso de denuncia de injusticias y abusos con el que la gran mayoría estaría de acuerdo, pero de una impostura velada. Así que, en profundidad, el cínico ateo, como en casi todo lo que aborda, nada sabe, y es que está ocupado en guardar unas apariencias que, lejos de haber elegido libremente, le han sido sutilmente inoculadas; esto no es más que confundir las luchas sociales por la justicia y la igualdad, metiendo en el mismo saco un asunto, el de Dios, que le han hecho creer que es de la misma índole, por cuanto las religiones y sus abusos tienen de denunciables (ver apunte al final del post).

Este es un problema muy extendido del ateísmo en general, no solo los cínicos lo comenten: asociar Dios a religión, y religión a sometimiento, restricción, persecuciones, inquisición, etcétera. No conciben un Dios fuera de las religiones, al modo de los deístas o fideístas por ejemplo. El tema "Dios" es un asunto de abstracción conceptual que no tiene por qué ir unido a organizaciones humanas de culto a una deidad. Así las cosas, el cínico mete en el saco de enemigos a combatir al fascismo, al comunismo, la lucha de clases, la lucha obrera o las religiones, sin ser capaces de desvincular a Dios de toda esa actividad genuinamente humana.  

El cinismo, por reduccionista y deshumanizador, es una impostura en todos los ámbitos, pero más aún en el debate teísta/ateísta. Su valor está en un uso sesgado, limitador y tramposo, de las capacidades intelectuales del ser humano, y cuyas ventajas, inmediatas y simplistas, redundan a la larga en una sensación de vacío que consumen al individuo y su libertad; libertad lastrada por la necesidad de aceptación de los demás. Por tanto, ante la falta de valor para edificar su propia realidad espiritual, social o intelectual, el cínico opta por el falso arrojo de ridiculizar lo que se sale de lo estrictamente medible. ¿Acaso puede medirse el amor, o una charla con amigos, o unas cañas con tu pareja, o las sensaciones que producen un ocaso de la costa levantina, o un abrazo de tu hija? Y es que, en rigor, un cínico debería tener vetado todo lo no tangible, es decir, todo lo que importa en la vida. Pero, por supuesto, él también es partícipe de estas sensaciones y, aunque aduce en su defensa que todo eso es un producto cultural, no es sino un reduccionismo más propio de posturas inflexibles y superficiales. 

Otro recurso del cinismo ateo se basa en la fagocitación de los valores ajenos. El cínico, en el debate sobre Dios, suele ridiculizar los valores morales que muchas religiones difunden. Haciendo uso del discurso darwinista, teoría en revisión actualmente, se sitúa en un plano que considera superior para mofarse de la moral que el teísta pudiera defender, eliminando de un plumazo la enorme complejidad que supone el comportamiento humano, animal o incluso bacteriano. En cualquier caso, esta actitud del cínico ateo, tiene más que ver con maneras de carroñeros de la moral que con una postura intelectual. Y es que, en definitiva, el cínico también promueve y exige esos valores en otros ámbitos, evidenciando una falta de rigor en su discurso (en efecto, el ateo exige para sí respeto a su "dignidad", a sus "derechos", a su "libertad de expresión", etc.  Pero si, como asegura de partida el doctrinario ateo, "el bien y el mal no están escritos en ninguna parte" -Jacques Monod-, ¿de qué dignidad, de qué derechos inalienables, de qué derecho a la libertad de expresión, de qué rábanos está hablando? ¿Por qué exige algo cuyo valor y existencia real él mismo niega a priori? Si los conceptos de "bien" y "mal" no existen, indignarse por el atropello de sus derechos fundamentales, indignarse por el atropello del "bien", no es más que una pose, una pantomima... un absurdo). Podría decirse que el cinismo de hoy, no es más que la arrogancia del ignorante. Aquel que en una errónea interpretación del escepticismo ilustrado, no deja lugar a la duda, fundamento de todo conocimiento y avance. 

Esta conclusión dibuja perfectamente el verdadero riesgo de esta corriente. A nadie se le escapa, quizás a los cínicos sí, que en toda esta ideología subyace un nihilismo autodestructivo, guiado por el individualismo y la competitividad. Ese nihilismo impide acceder a las más altas cotas de la perspectiva humana: una perspectiva general del proyecto que la humanidad está intentando. El cinismo ateo de hoy no es más que un trampantojo de la corriente cultural de la Grecia antigua. No es que haya olvidado aquella esencia crítica y productiva, es que el cínico de hoy solo es un maniquí autocomplaciente que trata de encajar en la sociedad, como el que es rockero o el que es del Racing de Santander; no tiene recorrido intelectual alguno, solo es una pose que le ha brindado el sistema y que ellos, en su falta de arrojo, han creído escoger voluntariamente.

Así que el cínico no hace más que aquello que critica, en su base, no difiere mucho del religioso, esto es, decide adherirse a una forma de pensar que le proporciona la protección del grupo (masa) y, si se quiere, hasta cierta distinción social. Y es que buscar la verdad por uno mismo o elaborar tu propio camino, no es que sea pseudocientífico o una salida propia de tarados, como pretenden, sino que requiere muchísimo más esfuerzo y tiempo que nadar, como un pez muerto, a favor de la corriente.

El ser humano ostenta un potencial enorme y actitudes como las de los cínicos en el debate sobre Dios no pueden ser consideradas debido a su profunda falta de compromiso con el conocimiento.

Volviendo al inicio del artículo, no se pretende aquí resaltar el teísmo sobre el ateísmo, la intención es rechazar de plano el cinismo como base de partida para la defensa del ateísmo. Por más manido que suene todo lo expuesto, no es sino un grito contra el sistema imperante; el capitalista. Este estatus, que vende libertad de oportunidades y placeres interminables, encuentra mil maneras de colarse en las ideologías de las personas, y el cinismo de hoy es uno de esos vehículos de expansión que sirven a la vez para extender y afianzar ese sistema, enarbolando la bandera de un falso ateísmo, conducido por la máxima del materialismo, en aras del nihilismo consumista que devora almas como la inquisición asesinaba inocentes.
 

Conclusión.


Muchos ateos sostienen su creencia sobre un cinismo cultural del que apenas son conscientes. Otros, los menos, reconocen que su opción no es más válida que la del teísta librepensador, y es que, en última instancia, solo queda creer, en un sentido o en otro. Lo ideal sería que todos fuéramos conscientes de esta incertidumbre que supone nuestra realidad, y que posturas como el cinismo fueran desechadas en aras de una meta común; el bienestar de todos. Y es que ¿qué interés puede tener un ateo en discutir mis creencias personales como creyente? ¿Iluminarme con su entendimiento y liberarme de mi supuesta esclavitud? Suponiendo que fuera así, ¿por qué ese ateo tendría esa necesidad? ¿No es esa una actitud altruista y solidaria, que responde a unos valores construidos y que no obedecen a una existencia accidental y competitiva? Ya, claro, conozco la respuesta a estas cuestiones. El cinismo de hoy, en definitivita, sí es un valor artificial, construido por una educación basada en los principios darwinistas, y reforzada por unos medios al servicio del consumo insaciable. 


Necesitamos elevar la mirada, tomar perspectiva de nuestro proyecto global, reformular el sistema y acabar con ciertas actitudes que solo interesan a unos cuantos que manipulan desde las sombras. Finalmente, Dios es un concepto al que solo podemos ir dando o quitando atributos, en función de nuestra elección. Esta cuestión ambivalente (dar o quitar), me recuerda a un verso de Roberto Juarroz que un buen amigo tiene en  la cabecera de su blog: "La clave del camino, más que en sus bifurcaciones, su sospechoso comienzo o su dudoso final, está en el cáustico humor de su doble sentido". Y a mí, esta circunstancia de una cosa y la inversa, me habla de intención, me habla de Dios como a otro le habla de lo contrario.


(Paréntesis en gris añadidos).

Sergio Jiménez Barrera
Arquitecto Técnico
Universidad de Sevilla


***


"El mundo del capitalismo globalizado agota hoy la totalidad de lo visible y proclama que no hay nada más que ver, que no hay nada escondido, que no hay otra imagen posible. Esto es lo que hay, nos dice. Es una nueva forma de gestionar lo invisible: si en otras épocas era patrimonio de las religiones, cuyos dogmas establecían de qué estaba “hecho” lo invisible y quién establecía su ley, hoy el capitalismo global cancela toda invisibilidad, todo no-saber, en favor de su única verdad presente".

Marina Garcés 
Profesora de Filosofía, conferenciante y escritora 
Universidad de Zaragoza 
Columnista del diario "El País"


Pueden consultar la primera parte de este artículo aquí.




A propósito de las generalizaciones de las que habla Sergio en este artículo, en retórica, se denomina falacia de arreglo de bulto a esa tendencia a agrupar en una misma categoría temas que suelen ser dispares, aunque en el imaginario popular estén de algún modo relacionados. Es ciertamente, como afirma el autor, un recurso muy usado entre los ateos. Basta que te identifiques como teísta, sin añadir ningún dato más, para que muchos ateos te incluyan, por su cuenta y riesgo, dentro de tal o cual nominación religiosa, dentro de tal o cual opción política, o, incluso, entre los adeptos de la Nueva Era, los ufólogos, los astrólogos, los tarotistas o los fans de "El Secreto", como me ha pasado últimamente :-). Es obvio que esto, además de cierto grado de ignorancia, también demuestra una forma de prejuicio realmente descabellada. Podríamos aventurar que muchos de estos ateos sienten que este "etiquetado" previo totalmente arbitrario les exime de la obligación de tomar en serio nuestros argumentos. Es casi como un descargo emocional, lo que justifica que interpretemos esta treta más como un ejercicio de autoconsuelo -e, incluso, autodefensa- que como un ataque real a nuestras ideas.

La falacia de "arreglo de bulto" viene casi siempre de la mano de otro error de lógica también muy común denominado falacia "de asociación" que, esgrimido por los ateos, se expresaría de este modo: "como algunos creyentes que conozco son hipócritas, todos los creyentes son hipócritas o, como muchos creyentes que conozco son iletrados, todos los creyentes son iletrados". Hay que estar muy alerta porque los ateos suelen caer continuamente en este tipo de falacias; en múltiples ocasiones lo hacen sólo por imitación. De ningún modo estoy generalizando, pero admito que he conocido numerosos ateos que ni siquiera sabían que esas falacias que citamos existen (algunos ni siquiera sabían qué es una falacia lógica), por lo que caían en ellas una y otra vez, a pesar de que yo misma les estaba advirtiendo de su error. Simplemente, muchos leen el argumento falaz en algún libro o artículo en la red (o en varios artículos, a su vez copiados de otros artículos) y se limitan a repetirlo sin más, evitando contrastar la información y analizar las evidencias que pudiera haber a favor o en contra de estas generalizaciones apresuradas; una actitud harto curiosa en quienes proclaman que no debe afirmarse nada sin analizar antes las pruebas :-).

No podemos dar por acabada la entrada de hoy sin hacer referencia una vez más a Richard Dawkins, quien ha declarado en múltiples ocasiones que fueron los atentados del 11-S lo que le impulsó definitivamente a tomar en serio su feroz cruzada contra los creyentes... Vincular la creencia en Dios con un atentado terrorista cometido por un determinado grupo religioso supone una "falacia de asociación" del tamaño del Kilimanjaro, pero esto a nuestro inefable profesor le importa un bledo. Lo importante para él, lo realmente importante a todos los efectos, es proclamar a los cuatro vientos que, para evitar que alguna mosca se pose sobre la Gran Muralla China, lo más cómodo, práctico y efectivo es destruirla... 

Destruir la Muralla, claro, no la mosca ;-).



***


Agradecemos a nuestro seguidor Sergio que nos hiciera llegar su excelente ensayo y aprovechamos para invitar a todos nuestros lectores a que nos sigan enviando sus artículos, sugerencias y opiniones como han hecho hasta ahora.  El blog avanza con vuestro apoyo y se nutre de vuestras ideas.
Gracias a todos.




Posts relacionados:
"No podemos dejar que Dios cruce la puerta"

Todos los posts relativos al cientifismo incluido éste, aquí.

Todos los posts que aluden a Richard Dawkins, incluido éste, aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba