Este blog ha sido creado sin ánimo de lucro. El único interés que me guía en este proyecto es la divulgación, el intento de llevar al gran público un aspecto del debate ciencia-fe que, considero, no es suficientemente conocido, pero que no debe ser obviado si pretendemos construirnos un criterio global y objetivo sobre un tema de candente actualidad.

Todos los párrafos aquí reproducidos son propiedad intelectual única y exclusivamente de sus autores. Siempre que sea posible se indicarán los títulos de los libros u otro tipo de publicaciones de donde fueron extraídos, así como el nombre y credenciales académicas de esos mismos autores. En algunos casos se proporciona al lector enlaces a librerías on line donde pueden adquirir sus obras. Aquí encontrarán una amplia bibliografía referente al debate ciencia-fe, que incluye también todas las obras de divulgación consultadas en la progresiva elaboración del sitio.

Sólo los textos escritos en caracteres grises son de mi autoría. Si desean reproducir éstos en otros blogs o páginas web, indiquen, por favor, mi nombre o el lugar del que proceden. Gracias.

Este blog no se adhiere a ningún credo.

Advertencia:

El contenido de este sitio puede ocasionarle conflictos irremediables con sus dogmas... cientifistas :-)

Bienvenidos.



El fundamentalismo, ateo o religioso, es una respuesta ante el miedo. Guy Consolmagno

candado


"Es preciso entender que las personas que están generando una guerra entre ciencia y religión están tratando de venderte algo. Tienen una agenda definida, y esa agenda no se basa en la verdad. Esto se aplica a los dos polos, tanto al ateo que insiste en que la religión no es más que una fuente de mal, como para los fundamentalistas religiosos que insisten en que la ciencia es la fuente de todos los males. Ambos pretenden que el mal no está en ellos, sino en los otros. Es, de algún modo, una respuesta ante el temor. El fundamentalismo es una respuesta al miedo. Si tienes miedo de la religión, estás afirmando que no tienes fe en tu ciencia. Y si temes a la ciencia, estás afirmando indirectamente que no tienes fe en tu religión. En el fondo tú no tienes fe en la verdad. Yo creo que la causa (de que se intente establecer una guerra entre ciencia y religión) es el temor.

Los científicos que no tienen ninguna preparación filosófica y tratan de filosofar, hacen el ridículo. Lo hemos visto en muchos libros, y se los venden en su gran mayoría a personas que de antemano desean estar de acuerdo con ellos.  

Por otro lado, las personas creyentes que no tienen ninguna preparación científica, hacen igualmente el ridículo cuando intentan hablar sobre ciencia (hablamos de este asunto aquí). Ellos también están intentando vender libros a personas que ya están de acuerdo con ellos. La ironía es que la gran mayoría de las personas religiosas no son fundamentalistas, e incluso están de acuerdo con la ciencia y la asumen. Y la gran mayoría de científicos están felices con la religión. Si te das cuenta, ¡ambos grupos son las mismas personas! Pero nosotros, que conformamos esa gran mayoría, hemos permitido que el debate público sea dominado por las personas que están tratando de venderte algo, sea de un extremo o del otro. Y la gran mayoría de las veces, lo que están intentando vender no tiene nada que ver ni con la ciencia ni con la religión".

Guy Consolmagno
Astrónomo estadounidense
Formado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts,
actualmente es jesuíta y portavoz del Grupo de Investigación del Observatorio Vaticano

En 2000, un asteroide fue nombrado en su honor por la Unión Astronómica Internacional: "(4597) Consolmagno", también conocido como “Little Guy”



Comparto con el paciente lector una breve anécdota que nos resulta útil para ilustrar lo que nos cuenta Consolmagno: hace unos meses, en el transcurso de una de mis escasas discusiones con ateos, propuse a mi oponente que ampliara sus lecturas con una lista de obras de científicos y filósofos de la Ciencia que proceden del sector crítico con el reduccionismo, autores que están empezando a reconsiderar la hipótesis "Dios" a la vista de los últimos descubrimientos en física y astronomía. Pues bien, mi mozalbete ateo se cerró como una almeja pocha y se curó en salud soltándome un rotundo: "yo no leo basura"... Estarán conmigo en que, como estrategia defensiva, no deja de ser una solución eficaz :-) "Sólo los libros que corroboran lo que yo pienso son fiables, todo lo demás es basura". Los entendidos lo llaman "sesgo de confirmación", yo lo llamo "escudo antimisiles" :-) Así tienen, desde luego, las espaldas cubiertas y las ideas a salvo bajo candado.


 Pero, por sus miedos los conoceréis. Lo que estos apasionados ateos no acaban de captar es que esta actitud excluyente, estas líneas rojas tan obcecadamente defendidas, esconden un problema de inseguridad, como explica bien el astrónomo al que dedicamos hoy nuestra entrada. Si te niegas a contemplar otras versiones distintas a la tuya sobre cualquier tema, quizás deberías empezar a plantearte si no estarás permitiendo que el temor vaya ganando plazas por tus fueros. Porque cuando alguien está muy seguro de su postura, poco o nada le puede afectar que otros expongan las suyas. De hecho, el estudio pormenorizado de esas otras opiniones solo puede, en este caso, enriquecer tu bagaje cultural e incluso, por oposición, afianzar tus propias creencias, si éstas ya son bastante firmes, y esto es válido tanto para el ateo como para el creyente. 
 

Por cierto, a quien pueda interesar, los autores cuya obra recomendé a mi amiguito ateo y que él consideró, aún sin conocerlos, "fabricantes de basura" eran: el filósofo de la mente Thomas Nagel, el filósofo de la Ciencia Paul Feyerabend, el escritor Aldous Huxley, el biólogo Kenneth Miller, y los físicos Russell Stannard, Paul Davies y Hans-Peter Dürr, entre muchos otros... Por supuesto, habrá quien me acuse -una vez más- de hacer uso del argumento de autoridad, y una servidora -una vez más- les adverti que esta misma acusación también es aplicable a quienes citan a Hawking, Dennett, Dawkins, Hitchens, etc. para defender su ateísmo. La diferencia radica en que muchos ateos que citan alegremente a estos expertos, la mayoría de las veces, no saben que los están citando: simplemente, oyeron sus ideas en algún sitio y se limitan a repetirlas como si fueran propias, o como si hubieran brotado del suelo como los champiñones. O eso, o bien creen (por fe :-)) que estos autores están en posesión de la Verdad y los que piensan lo contrario, no.


***


Si me lo permiten, añado una última anécdota relacionada para cerrar esta entrada ya demasiado extensa. Hace algún tiempo, traté de exponer mi postura teísta a una conocida mía, apoyando parte de mi argumentación en algunas célebres reflexiones de Pascal. Tampoco me dejó terminar. Su respuesta, por una vez, me dejó muda:

"Yo no sé quién es ese Pascal, y no me hables de él que no quiero cambiar de opinión".



Lo que me dejó sin habla no fue la respuesta en sí, pues, como vengo diciendo, sé que muchos ateos, sobre todo si son jóvenes, se sienten inseguros respecto a sus creencias y tienen miedo a que alguien pueda sembrar dudas que abran grietas en su acorazado escudo-anti-curas :-), de ahí su férrea autocensura literaria. Lo que me dejó a cuadros fue la brutal sinceridad de mi amiga, su conmovedora inocencia. Pasada la sorpresa inicial, solo pude experimentar ternura hacia ella. Al menos fue honesta y esto es algo que considero excepcional en este colectivo; ella me dejó clara desde el principio su intransigencia, y al descubierto su temor a estar equivocada. Tenía miedo de que su concepción del mundo fuera errónea, y me lo confesó, sin más. Una actitud que no pude menos que agradecerle, aunque la suya fuera una reacción visceral más que una respuesta premeditada.


Por supuesto, respeté su deseo, jamás volví a hablarle de Dios ni de Pascal.
 

***


"Yo deseo que el ateísmo esté en lo cierto. Y me siento muy incómodo ante el hecho de que algunas de las personas más inteligentes y bien informadas que conozco sean creyentes… Yo no quiero que Dios exista…" 


Thomas Nagel
Filósofo estadounidense
Profesor de Filosofía y Derecho en la Universidad de Nueva York





Ver también: 

Todas las entradas sobre el falso conflicto ciencia-fe, incluida ésta, aquí.

Más información en nuestra Bibliografía.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ir arriba